Presentación

¡Bienvenido!

En este blog iré presentando distintos temas, tanto históricos como más actuales, relacionados con este olvidado rincón del Noroeste.

Ahora mismo, el objeto principal de mi interés es el estudio de los antiguos lugares sagrados y sus pervivencias en nuestro patrimonio cultural y arqueológico. Este blog es la continuación del estudio etnoarqueoastronómico con marco geográfico en el valle alto de los ríos Duerna y Turienzo en la comarca leonesa de Maragatería cuyos resultados publiqué en el libro Teleno, Señor del Laberinto, del Rayo y de la Muerte. En este libro se sientan las bases sobre el origen y pervivencias de un calendario prehistórico basado en equinoccios, solsticios y fiestas de media estación, los fundamentos de la práctica astronómica antigua y el uso de los lugares de culto prehistóricos como calendario en el paisaje.

A la derecha puedes encontrar varias páginas con un índice temático que relaciona las distintas entradas publicadas clasificadas por temas, un índice geográfico que visualiza en un mapa los lugares estudiados, una página con enlaces a aplicaciones o utilidades de interés y una biblioteca con libros y artículos digitalizados sobre temas tales como Arqueología, Astronomía, Arqueoastronomía, Historia de las Religiones, Tradición Popular, Historia, etc.

Si deseas corregir, matizar, opinar o pedir más información sobre lo aquí apuntado, te animo a participar.

jueves, 20 de octubre de 2011

El santuario megalítico de la Virgen del Camino

«Y como la montaña leonesa no sufrió las bárbaras invasiones de Godos ni de Árabes, en ella se perpetuó la devoción Mariana con tal esplendor, y con piedad tan encendida, que no hay cumbre, ni valle, ni recodo en donde la imagen de la Virgen no tenga un trono»(1)



En Teleno, Señor del Laberinto, del Rayo y de la Muerte daba noticia de un posible monumento megalítico constituido por grandes rocas de cuarzo blanco, el Arca de la Pastora, que es mojón entre Lucillo, Villalibre de Somoza y Quintanilla de Somoza, que reune una serie que características que apoyan su identificación como un monumento prehistórico y que además está alineada astronómicamente con el Nicho del Monte Teleno en las fiestas de media estación invernales y con el Pico Becerril en las fiestas de media estación estivales(2). Hoy vamos a ver otro ejemplo análogo, pero mucho más poderoso: el monumento megalítico que dio origen al Santuario de la Virgen del Camino. José González Fernández nos relata su leyenda de su fundación, registrada a su vez en el archivo del santuario(3):

«Y un día... –lo cuenta la tradición– estaba un pastor de Velilla de la Reina, llamado Alvar Simón Fernández, el día 2 de julio de 1505 –fiesta de la Visitación de la Virgen–, guardando su ganado y entreteniendo sus ocios en profundas meditaciones, cuando vio en el sitio en que está hoy la Ermita del Humilladero, a la imagen de Nuestra Señora, parecida en la forma de Nuestra Señora, parecida en la forma de la Virgen del Camino, de León: “Se sorprendió el pastor, dice la relación que copiamos, al ver delante de sí a tan gran reina, rodeada de claros resplandores, y más cuando oyó que le hablaba la misma Señora, diciéndole: Vete a la ciudad, avisa al Obispo que venga a este sitio y coloque en lugar decente esta mi imagen, la cual ha querido mi Hijo se aparezca en este lugar, para bien de esta tierra. A lo que respondió el pastor: Señora, ¿cómo me creerán de que sois Vos la que me envía? Y le dijo la Virgen: Dame esa honda que tienes en la mano; y tomándola en la suya, la Soberana señora cogió una piedra pequeña, la colocó en la honda y la arrojó diciendo: Dí al Obispo que encontrará esta piedra tan grande, que será señal suficiente de que Yo te envío, y en el mismo sitio que hallareis la piedra, es mi voluntad y la de mi hijo que se coloque la imagen. Dicho esto desapareció la visión. Se dirigió a León el pastor, dando cuenta de los sucedido al Obispo, quien vino con muchos eclesiásticos y seglares a registrar por si mismos el prodigio, viendo todos la devota imagen y adorándola con singular devoción, pasaron a ver la piedra tan crecida, que se convencieron de la verdad. Luego trataron de levantar en aquel sitio una ermita para colocar en ella la bendita imagen»(4)

Esta aparición mariana parece guardar alguna relación con la de la Virgen de la Iglesia del Mercado, también Virgen del Camino, que tiene un origen bastante más antiguo(5). Asimismo es cierto que el personaje histórico de Alvar Simón existió realmente y que no hay referencias a ermitas u hospitales en esa zona con anterioridad al s. XVI(6), lo que da cierto grado de verosimilitud a la historia, dejando aparte el crédito que demos a la certeza de las apariciones de la Virgen. Sin embargo, hay, en mi opinión, razones importantes que sostienen la antigua existencia en aquel lugar de un santuario de culto no sólo precristiano, sino también prehistórico y megalítico. Me estoy refiriendo al lugar donde ahora está la ermita del Humilladero, reconstruida después de su destrucción durante la Guerra Civil, y no al actual Santuario de la Virgen del Camino, erigido para sacar provecho del tráfico de peregrinos a lo largo del Camino Francés a Santiago:


«En los primeros momentos de la Aparición, se construyó una ermita pequeña y pobre en el sitio que hoy se llama el Humilladero, como lugar señalado por el pastor Ximón, de la presencia de la Virgen, o mejor dicho del sitio en que paró la piedra arrojada por la Madre de Dios. Pronto sintieron los devotos la conveniencia de acercar el Santuario al camino francés, ruta concurrida de peregrinos y de romeros, y accediendo a estos deseos el Cabildo y el Corregidor encargaron la construcción de otra ermita más lujosa y más amplia a los canteros Sáiz, haciendo probablemente los planos el famoso Badajoz. Antes que la ermita nueva se debió hacer el Hospital de peregrinos»(7)


No sólo la tradición megalítica descrita en la leyenda de la fundación de la ermita, sino que además su propia denominación, "humilladero", nos invita a suponer este origen prehistórico. Sin tener que ir muy lejos, en Galicia el milladoiro es un montón de piedras situado en ciertos lugares, generalmente al lado de caminos, coronado por una cruz y asociado a la célebre tradición de que cada caminante debe echarle una piedra(8). El Diccionario de la Real Academia Española lo define como «Lugar devoto que suele haber a las entradas o salidas de los pueblos y junto a los caminos, con una cruz o imagen». El origen pagano de muchos de estos lugares se deduce, entre otras razones, de las arengas de Martín Dumiense contra las supersticiones de origen precristiano que persistían en el Noroeste en el siglo VI:

«Otro demonio, por fin, quiso llamarse Mercurio, que fue el inventor doloso de toda clase de robos y fraudes. A este los hombres avaros le ofrecían en sacrificio, como al Dios del lucro, montones de piedras, que lanzaban al pasar por encrucijadas de los caminos»(9)

En cuanto a la tradición festiva del santuario, nos dice José González Fernández que «Eran frecuentes las rogativas públicas y las procesiones solemnes; sobre todo tenían fama las fiestas de 16 de agosto, 29 de setiembre y San Froilán, en cuyos días la concurrencia era extraordinaria, no solo del Reino de León, sino de Asturias y de Galicia»(10). La romería principal se hacía en un principio el día 16 de agosto, aprovechando el poder de convocatoria de las fiestas de la Patrona de la Catedral de León que se celebraban el día anterior con las funciones de las Cantaderas y los toros(11). Al parecer, la romería de San Miguel de septiembre surge como un desplazamiento de la romería de la Asunción, que desaparece, y cuyo culto tendría origen en la advocación del arciprestazgo al que pertenece el Santuario(12). Con el tiempo, la romería de San Froilán, celebrada en la primera quincena de octubre, se convirtió en la más importante y referencia de todas las romerías de su entorno.

«Allí Sahagún y Ponferrada, Murias y La Bañeza, Astorga y La Vecilla, Riaño y Coyanza y Villafranca... los de las tierras de pan llevar y los frutales; y los del río Sil, el río de las pepitas de oro, y los del Esla y los del Órbigo... los de la Cepeda y los de la Maragaterís, los del Páramo y la Rastrería que viven a la sombra amorosa de su Virgen»(13)

El Santuario de la Virgen del Camino está también ligado al voto u obligación de hacer una ofrenda a San Isidoro por parte de la ciudad de León y los pueblos de la Sobarriba en el alto de Trobajo o Monte de San Isidoro, donde existió una ermita dedicada a este santo. Este compromiso nace, según la tradición, de la intercesión de San Isidoro para librar a la ciudad y su entorno de una terrible sequía ocurrida en el año 1158 y consiguiente agradecimiento del Concejo de León de forma conjunta con los pueblos de la Sobarriba por el cual debían realizar una ofrenda anual al santo en lo alto de este monte. A raíz de la orden del obispo Risoba en el siglo XVII prohibiendo las procesiones de más de media legua el Concejo de León se desvincula de los pueblos de la Sobarriba, que continuaron visitando al ermita de San Isidoro de Trobajo, y realiza su propio acto de ofrenda a San Isidoro, voluntario según el Ayuntamiento y obligatorio según el Cabildo isidoriano, que se conoce como Las Cabezadas y que en la actualidad se celebra el último domingo de abril. Por su parte, los pueblos de Antigua Hermandad de la Soba-arriba y de la Soba-abajo, los actuales ayuntamientos de Valdefresno y Villaturiel, junto con el de Valverde del Camino, trasladaron la ofrenda al Santuario de la Virgen del Camino una vez que se arruinó la ermita de San Isidoro en el siglo XIX(14).

Una vez asentado el contexto histórico y cultural del santuario de la Virgen del Camino, vamos a pasar al estudio de su potencial uso astronómico como calendario en el paisaje. Comenzamos el artículo anunciando que la Virgen del Camino constituía un paralelo poderoso del monumento megalítico del Arca de la Pastora entre Lucillo, Villalibre y Quintanilla de Somoza. En realidad, como hemos visto, es la ermita del Humilladero la que sugiere su erección sobre un monumento megalítico prehistórico. Su comportamiento astronómico es idéntico al del Arca de la Pastora, compartiendo incluso uno de sus blancos en el horizonte: el Nicho del Monte Teleno donde el sol, visto desde aquí, se pone en las fechas de las fiestas de media estación invernales, algo que, como ya sabemos, es congruente con el significado de la divinidad astur con la que se identifica. También, como el arca maragata, está orientada con las fiestas de media estación que dan comienzo y fin al verano, en este caso, en el amanecer del Sol sobre Peña Mayor que también es visible desde aquí. Es probable que las celebraciones de San Froilán y de la Asunción sean pervivencias cristianas de las fiestas paganas de Samain y Lugnasad señaladas en el Teleno y Peña Mayor.

Muy aclaratoria es igualmente la función astronómica exhibida por el Monte de San Isidro que ha dado pie al Voto de la Sobarriba y al rito leonés de Las Cabezadas, pues el lugar donde se emplazaba su ermita(15) está orientado también con el amanecer en las fiesta de media estación estivales sobre Peña Mayor. Por ello, cobraría sentido que su construcción guardara relación con un antiguo lugar de culto precristiano localizado en sus inmediaciones con este propósito astronómico.

En definitiva, la tradición legendaria relativa a la fundación del santuario de la Virgen del Camino, cuyo germen está en la ermita del Humilladero, nos remite a un antiguo monumento megalítico uno de cuyos elementos constructivos debía consistir en una gran roca que sobrevivió hasta comienzos del siglo XVI. Esta posibilidad está apoyada por su localización en la intersección de dos alineamientos solares definidos por dos montes muy notables, Teleno y Peña Mayor, que señalan el acontecimiento de todas las fiestas de media estación. Dos de ellas, Lugnasad y Samain, podrían haber pervivido en forma cristiana con las fiestas de la Asunción y San Froilán.

El Monte de San Isidro, en Trobajo del Camino, también participa del alineamiento de la salida del sol sobre Peña Mayor en las fiesta de media estación de Beltaine y Lugnasad, que bien pudo ser el germen del Voto de la Sobarriba a la Virgen del Camino, realizado anteriormente a San Isidoro en su ermita de Trobajo del Camino así como del que realiza el Concejo de León y que popularmente se conoce como Las Cabezadas.



---------------------------------------
(1) GONZÁLEZ, J., La Virgen de la Velilla: reseña histórica : su antigüedad, su aparición, su santuario, Imprenta de "Proa", 1943, pp. 3-4

(2) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M.A., Teleno, Señor del Laberinto, del Rayo y la Muerte. Un enfoque etnoarqueoastronómico para el estudio de los santuarios antiguos del corazón de la Asturia, Editorial Lobo Sapiens, 2011, pp. 30-32, 239-241

(3) «La narración de la aparición de la Virgen del Camino está tomada de unas hojas sin fecha, ni firma, que existen en el archivo del Santuario. Por la letra, parece de fecgha reciente, aunque copiadas de otra más antigua. Con ligeras variantes, es la misma que trae el P. Villafañe: “Compendio histórico de las imágenes de la Virgen. Salamanca. 1726. Vid. "El Culto de la Virgen en el antiguo Reino de León", por Baldomero Diez. Oviedo. 1900. Conforme con estos datos están varias Actas de la Catedral, del Archivo Municipal, y documentos del Convento de la Concepción de León, y Archivo del Santuario» GONZÁLEZ FERNÁNDEZ, J., La Virgen del Camino, Impresa Católica, 1925, p. 22

(4) GONZÁLEZ FERNÁNDEZ, J., La Virgen del Camino, Impresa Católica, 1925, pp. 22-23

(5) Hacia el s. VI, tradicionalmente el 9 de febrero, un pastor que guardaba sus rebaños en el lugar encontró la imagen de la Virgen entre unas zarzas y apareciéndosele Nuestra Señora donde está la cruz de la plaza y manifestando su voluntad de recibir allí culto. En el s. XVI las imágenes de la Virgen del Mercado o Antigua del Camino y la del Camino actual estaban en competencia en cuanto a rogativas de lluvia o fin de epidemias. Incluso surgió un rumor entre los ss. XIX y XX de que la iglesia del Mercado se había apropiado de la verdadera imagen. PUENTE LÓPEZ, J.L., BOTO VARELA, G., Virgen del Camino. 500 años de devoción, Edilesa, 2005, p. 47-49

(6) GONZÁLEZ FERNÁNDEZ, J., La Virgen del Camino, Impresa Católica, 1925, pp. 22-39

(7) GONZÁLEZ FERNÁNDEZ, J., La Virgen del Camino, Impresa Católica, 1925, p. 45

(8) PISA MENÉNDEZ, P., El antiguo camino real de Oviedo a Pravia, Revista de Obras Públicas, abril 1997, nº 3364, p. 77-78

(9) MARTÍN DE BRAGA, Sermón contra las supersticiones rurales. Texto revisado y traducción de Rosario Jove Clols, Ediciones El Albir, 1981, p. 29

(10) GONZÁLEZ FERNÁNDEZ, J., La Virgen del Camino, Impresa Católica, 1925, p. 57

(11) GONZÁLEZ FERNÁNDEZ, J., La Virgen del Camino, Impresa Católica, 1925, p. 47

(12) PUENTE LÓPEZ, J.L., BOTO VARELA, G., Virgen del Camino. 500 años de devoción, Edilesa, 2005, p. 135

(13) padre Domingo Cubría, ganador del Certamen Literario y Artístico en honor de Nuestra Señora convocado por la Excelentísima Diputación de León en una fecha indeterminada, PUENTE LÓPEZ, J.L., BOTO VARELA, G., Virgen del Camino. 500 años de devoción, Edilesa, 2005, p. 142

(14) PUENTE LÓPEZ, J.L., BOTO VARELA, G., Virgen del Camino. 500 años de devoción, Edilesa, 2005, pp. 111-119; DÍAZ ALOSO, M., Mitos y Leyendas de la Tierra Leonesa, 1982, pp. 90-94

(15) La ermita de san Isidro del Monte se localizaba en el altozano que sube al cementerio de Trobajo, precisamente donde en la actualidad, dice Matías Díez Alonso, se ha contruido la casa del señor Delgado Marcos, que en su edificación hace sesenta años halló cimientos y baldosas del piso de esta antigua ermita de san Isidro del Monte, DÍAZ ALONSO, M., Mitos y Leyendas de la Tierra Leonesa, 1982, p. 92

-------------------------------------------------
CRÉDITOS DE LAS FIGURAS

(1) Ermita del Humilladero de la Virgen del Camino. Miguel Ángel González, 2011.

(2) Antigua ermita del Humilladero. Al parecer, de la Revista Estampa, febrero de 1930. Tomada de la web de los Dominicos de la Virgen del Camino.
http://virgendelcamino.dominicos.es/webvirgen/images/stories/virgen/sracamino/artehistoria/santuarios/ermita.jpg

(3) Santuario de la Virgen del Camino. Miguel Ángel González, 2011

(4) Antigua ermita de la Virgen del Camino. Tomada de la web de los Dominicos de la Virgen del Camino.


(5) Peña Rionda, Pico Moro, Peña Corada y Peña Mayor, vistos desde La Candamia. Miguel Ángel González

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...