Presentación

¡Bienvenido!

En este blog iré presentando distintos temas, tanto históricos como más actuales, relacionados con este olvidado rincón del Noroeste.

Ahora mismo, el objeto principal de mi interés es el estudio de los antiguos lugares sagrados y sus pervivencias en nuestro patrimonio cultural y arqueológico. Este blog es la continuación del estudio etnoarqueoastronómico con marco geográfico en el valle alto de los ríos Duerna y Turienzo en la comarca leonesa de Maragatería cuyos resultados publiqué en el libro Teleno, Señor del Laberinto, del Rayo y de la Muerte. En este libro se sientan las bases sobre el origen y pervivencias de un calendario prehistórico basado en equinoccios, solsticios y fiestas de media estación, los fundamentos de la práctica astronómica antigua y el uso de los lugares de culto prehistóricos como calendario en el paisaje.

A la derecha puedes encontrar varias páginas con un índice temático que relaciona las distintas entradas publicadas clasificadas por temas, un índice geográfico que visualiza en un mapa los lugares estudiados, una página con enlaces a aplicaciones o utilidades de interés y una biblioteca con libros y artículos digitalizados sobre temas tales como Arqueología, Astronomía, Arqueoastronomía, Historia de las Religiones, Tradición Popular, Historia, etc.

Si deseas corregir, matizar, opinar o pedir más información sobre lo aquí apuntado, te animo a participar.

jueves, 27 de octubre de 2011

La Peña Furada de Carrasconte y Peña Ubiña

«A la caída de el bidular, al.lí pa cuntra Vil.laseca, está Carrasconte, que tien una ilesia nel límite mismu de Babia ya L.laciana, sitiu de rumeros. Faise la rumería principal el quince de agostu que yía Nuestra Señora de Carrasconte. Acude al.lí muita xiente de Babia ya de L.laciana; oise misa cantada pulas mozas de algunus pueblus, prencipalmente de Piedrafita ya Quintaniel.la, peru a veces encurnétanse ya deixían lus curas solus. Espués de la misa miriendan lus de cada pueblu tous xiuntos. Veise cada mirienda al.lí... Ya en acabandu de merendar tómase café ya copa debaxiu de lus toldus ya báil.lase algu, poucu purque se fay tarde ya hay que se marchar pa casa, que al día siguiente yía San Roque en Torre ya Vil.lablinu, ya nun puede perderse la fiesta» (1)



Justo enfrente del santuario, al Norte, y adosada a una pared al otro lado de la carretera, encontramos un monolito con un agujero y una cruz grabada sobre este. Se conoce como Piedra Furada y es anterior a la ermita(2). Sin embargo, tenemos también noticia de otros dos próximas: en Leitariegos(3) y la que dio nombre a Piedrafita de Babia.

Contamos con una mención a la Piedra Furada en un privilegio concedido por el Rey Alfonso X a los de tierra de Laciana para que poblasen en San Mamés del 14 de marzo de 1270 en la que, al describir los límites del realengo de Laciana dice:

«E otro sí, les otorgamos que ayan estos términos libres e quitos por estos lugares, como comiença porla caraçal delos Vaos e dende ala Piedra Forçada de Carascón e porla sierra de Torona de goda que parte con Vabia, e dende ala barnna de Almuçara la Vieja que parte con Babia e con Sen Miedo e por Piedra Frinso e dende como parte con Sen Miedo e por el Aluergueria de Castrernal que parte con Cangas, e por el piélago del Moro que parte otrosí con Cangas e por elpino que es cabo de casa de Pedro Martínez de Degaña assí como parte con Cangas, e dende por cima de Piedra Fita. E dende porla sierra de Queyxa e por el río de Teyxedo e por el río de Urria. E dende al coto de Çebelledo e dende al quadro que pro con Bivero e por la sierra de Trabajes que parte con los Vaos»(4)

La ermita debió construirse algo después, hacia los siglos XIV y XV, con ocasión de la noticia, que debió contrastar el obispo de Oviedo, de la aparición de la Virgen a un pastor en medio de un gran resplandor en un carrascal o encinar, al que entregó su talla y le encomendó la construcción de su ermita. En 1634 un visitador ordena que se dore y encarne la imagen de la Virgen hallada por el pastor. Más tarde se construyen la casería y el hospital para servir a los romeros a Santiago. La iglesia actual fue edificada en el siglo XVIII(5).

La diócesis de Oviedo nombraba anualmente dos Mayordomos, respectivamente para los Concejos de Babia y Laciana, que administraban los bienes del santuario(6). Próxima hay una fuente.

Antiguamente se celebraban las festividades de La Anunciación, en marzo, San Roque, Santo Tirso y Nuestra Señora de Agosto. En las últimas décadas, en la víspera de La Asunción, una comitiva de mozos parte desde Laciana portando antorchas, desarrollándose la ofrenda a medianoche. El día siguiente se hacen misas, feria y una romería muy concurrida a la que acuden gentes de Babia, Laciana, Luna, Omaña, Somiedo,...(7)

Eva González relata en un poema la participación de una mujer en la romería de Carrasconte

«De nueite piechu marchanon
Sil arriba, Sil arriba,
garradina a un estandochu
camina la pelegrina.
En chegando a Carrasconte
templanu a l'amanecida
cantóu, cantóu la romera,
cantaba la pelegrina:
"!O, Virxen de Carrasconte!
¡O, Virxen carracontina!
qu'entre L.laciana ya Babia
tienes tua ilesia, tua armita.
Empara, empara esta probe,
esta mucher humildina
que vien l.luenche muitas leuguas
a pidite dúas cousinas.
La primera yía que'l frutu
que l.levo na mia barriga
naza vivu ya con xeitu
pa defendese na vida.
La outra cousa que te pido
madre del cielu querida
que'acheguemos bien a casa
ya tenga una hora cortina..."
Escalza díu la l.limosna,
xunto a la Virxen bendita,
tamién a ciegos ya coxos
que na puerta se ponían.
Amiranon los pereiros
conas banastras tendidas,
mercanon
peras, pacencias,
dulces ya unas ablaninas.
L.lu al l.lau d'una solombra
comienon la merendina,
emapanada ya feisuelos,
queisu, ablanas ya perinas»(8).

En cuanto a nuestro habitual estudio arqueoastronómico, desde el Santuario y la Piedra Furada se produce el nacimiento del Sol sobre la célebre Peña Ubiña en las fiestas de media estación del verano, Beltaine y Lugnasad, de modo que esta última bien pudo haberse cristianizado en las celebraciones de San Roque y La Asunción, a primeros de agosto.

Peña Ubiña, que Jovellanos creía la montaña más alta de España(9), se encuentra en una zona con importantes manifestaciones arqueológicas de actividad humana en la Prehistoria. Se localiza entre las minas de cobre del Aramo y La Profunda, y próxima a localizaciones megalíticas y lugares de hallazgos descontextualizados de objetos metálicos. De allí procede una punta de tipo Palmela(10). Hay quien la relaciona con el monte Vindio, mencionado en la campaña romana contra los cántabros del primer siglo antes del cambio de era(11).

Parece ser también lugar frecuentado por las brujas. Mario Roso de Luna se refería a un pastor llamado el Raposa que decía que brujas «Más de veinte veces he visto, cuando he ido de viaje o a coger higos, de madrugada, plantificarse en la carrilona a las brujas, o más bien encantadas, con su mantón azul floreado, llamando a los tontos, que si se dejan engañar quedan encantados también para más de un siglo, mientras ellas se escapan volando sobre sus escobas o en un rayo de la luna. [Van] A muchas partes; pero sobre todo, a los altos de la sierra y a la Peña Ubiña de frente al Puerto de Pajares, y hubo una buena pieza de éstas, más vieja que la sarna, que antes de morirse... de risa, pidió como un gran favor, para salvar su alma, que la llevasen hasta la misma peña, para enseñarles allí –decía– una cosa muy importante. Unos cuantos tontos la llevaron en hombros hasta el risco, y al verse allí, la muy pécora, levantó los brazos en alto, como la mejor comedianta, diciendo:

Peña Ubiña, Peña Ubiña,
canto pelao...
¡Qué guapos mis arrieritos
del chaleco colorao!

y entonces los bobalicones, que se habían dejado engañar así, la tiraron del risco a abajo... [Las brujas emplean muchos instrumentos para sus maleficios] Sobre todo, el argadillo o devanadera, con cuyos hilos enredan a muchos, que no se pueden desenredar»(12). De esta descripción se deduce su estrecha relación con la Luna(13).

He estimado una orientación de la propia Peña Furada con un ángulo de 163º ó 243º, según miremos al Sur o al Norte, implicando las declinaciones -27,46º y 49,43º, respectivamente. La primera, debida a que la salida del astro se produce a casi 18º de altitud sobre le horizonte, se encuentra a medio camino entre el solsticio de invierno y el lunasticio mayor Sur. Sin embargo, la declinación al Norte, repite otras declinaciones producidas en el entorno de los 45º, al Este, que ya había reconocido en el valle alto del Duerna, en Maragatería(14). En aquella ocasión los relacionaba con alineamientos hacia α-Coronae en el entorno del 2000 a.C. cuyo orto acrónico señalaba el acontecimiento de la fiesta de media estación de Imbolc.

Ya he explicado en varias ocasiones que la interpretación de un alineamiento definido por una estructura que suponemos prehistórica en función de un alineamiento estelar es sumamente problemática, pero que tampoco podemos renunciar a ella, pues nos consta el interés de los pueblos históricos y prehistóricos en fenómenos estelares para regular sus calendarios(15). El hecho de que nos encontremos varias veces con una misma declinación, que en el caso de las estrellas, como sabemos, varía gradualmente a lo largo de los siglos, refuerza su consideración.


Sin embargo, en esta ocasión, la Peña Furada mira hacia la puesta del astro, y no a su salida, lo que invita a reconsiderar la elección de la estrella asociada a esta declinación del entorno de los 45º. Sobre el 2400 a. C., α Bootis o Arturo, que es mucho más brillante que α-Coronae, también tiene esta declinación y tiene además una gran interés potencial en la regulación del calendario ya que en torno al 2000 a.C. su orto heliaco señala el acontecimiento de Lugnasad y su ocaso acrónico, el solsticio de verano(16).

---------------------------------------------------------
(1) ÁLVAREZ, G., El habla de Babia y Laciana, Ediciones Leonesas, 1985, pp. 127-128

(2) DÍEZ ALONSO, M., Carrasconte: Santuario y piedra furada, Diario de León 5/9/2010ç

(3) «Illa albergueria que est ad illam petram de illo Porto de Lactaregos est de Corias et populauit eam quidam hospitalarius qui habitabat in illo hospitale de Ferrera, Iohannis Didaci nomine, in diebus Petri abbatis» GARCÍA GARCÍA, M.E., San Juan Bautista de Corias. Historia de un señorío monástico asturiano (siglos X-XV), Universidad de Ovierdo, 1980

(4) Memorial Histórico Español: Colección de documentos, opúsculos y antigüedades que Publica la Real Academia de la Historia, Tomo I, Imprenta de la Real Academia de la Historia, 1851, pp. 261-262

(5) ALONSO PÉREZ, E., La ineludible cita de Carrasconte, Diario de León 15/8/2006; ALDEA VAQUERO, Q., MARÍN MARTÍNEZ, T., VIVES, J., Diccionario de Historia Eclesiástica de España, Instituto Enrique Flórez, 1975, p. 2240; http://www.aytovillablino.com/html/areas/deportes_ferias_fiestas_turismo_medioambiente/romeria_carrasconte.htm; http://usuarios.multimania.es/muxiven/carrasconte.htm

(6) ÁLVAREZ RUBIO, J., Babia, Laciana, Alto Luna, Edilesa, 2006, pp. 182-183

(7) ÁLVAREZ RUBIO, J., Babia, Laciana, Alto Luna, Edilesa, 2006, pp. 184-185

(8) GONZÁLEZ,E., Poesía completa, Academia de la Llingua Asturiana, 1991, pp. 70-71

(9) «A la derecha la famosa Peña de Ubiña, que se cree ser la más alta de España. Vese desde tierra de Segovia y desde muy adentro del mar. Los de Cudillero, que navegan por ella, la llaman la Becerra; va a dar al concejo de Lena» JOVELLANOS, Diario, edic de Caso González, t. VI, p. 382; edic. de Menéndez Peláez, p. 168, citado en CASO GONZÁLEZ, J. M., CANGA MEANA, B., PIÑÁN, C., Jovellanos y la naturaleza, Fundación Foro Jovellanos del Principado de Asturias, 2006, p. 117

(10) ONTAÑÓN PEREDO, R., Caminos hacia la complejidad. El Calcolítico en la región cantábrica, Universidad de Cantabria, 2003, p. 158

(11) «De lat. albus deriva probablemente Peña Ubiña (León): *Pinna Albinia > *Peña Aubiña > *Peñ(a-A)ubiña > Peña Ubiña, con falso corte y aglutinación de la inicial de *Aubiña con Peña antes de la alteración del diptongo. Peña Ubiña vendría a ser un calco romance del viejo celtismo Vindius mons de las fuentes clásicas, del cel. vindo- "blanco", Vindo-magus, Vindo-bona, etc.; el monte Vindius suele situarse precisamente en las proximidades de Peña Ubiña» BASCUAS, E., Estudios de hidronimia paleoeuropea gallega, Verba, Anexo 51, Servicio de Publicacións e Intercambio Científico, Universidad de Santiago de Compostela, 2002, p. 283; «De aquí huyeron al elevadísimo monte Vindio, allí creían que antes llegarían las aguas del océano que las armas romanas» Floro, Epitoma de Historia Romana, II, 33.49. Orosio, en cambio dice «entonces, al fin, los cántabros, habiendo trabado gran combate bajo las murallas de Attica, y ee aquí derrotados huyeron inmediatamente al Monte Vindio, una fortaleza natural» Orosio, VI, 21.5

(12) ROSO DE LUNA, M., El tesoro de los lagos de Somiedo, Editorial Eyras, 1980 (1ª ed. 1916), pp. 242-243

(13) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M.A., Teleno, Señor del Laberinto, del Rayo y la Muerte. Un enfoque etnoarqueoastronómico para el estudio de los santuarios antiguos del corazón de la Asturia, Editorial Lobo Sapiens, 2011, pp. 67-69

(14) En total 3: En la orientación de uno de los paneles de laberintos respecto a Peñafaciel, en el santuario rupestre de San Salvador de Quintanilla de Somoza respecto a San Mamede de Villalibre, en el Arca de la Escrita GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M.A., Teleno, Señor del Laberinto, del Rayo y la Muerte. Un enfoque etnoarqueoastronómico para el estudio de los santuarios antiguos del corazón de la Asturia, Editorial Lobo Sapiens, 2011, pp. 226-232

(15) Un magnífico ejemplo podemos encontrarlo en el estudio sobre Etnoastronomía de la Isla de Pascua realizado por Edmundo y Alexandra Edwards que puedes encontrar en mi Biblioteca.

(16) NORMAN LOCKYER, J., Stonehenge and Other British Stone Monuments Astronomically Considered, MacMillan and Co., 1906, p. 117; Cartes du ciel, versión 3.4.1; En el caso que nos ocupa, obtenemos la declinación de 49,5º aproximadamente en el 3150 a.C. Para el 3000 a.C. , una elevación de Arturo de 5º 41, una declinación de Arturo de 48º34’, la fecha en la que la elevación del Sol es -6º es el 22/6/3000 a.C. 5:04, y para una elevación del Sol de -18º, el 23/7/3000 a.C. 3:16
----------------------------------------------------
CRÉDITOS DE LAS FIGURAS

(1) Peña Furada de Carrasconte. Miguel Ángel González, 2010

(2) Santuario de Carrasconte. Miguel Ángel González, 2010

(3) Vista hacia Peña Ubiña (cubierta por nubes) y Peña Ubiña Pequeña desde Carrasconte, en la carretera ya fuera del núcleo de población. Miguel Ángel González, 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...