Presentación

¡Bienvenido!

En este blog iré presentando distintos temas, tanto históricos como más actuales, relacionados con este olvidado rincón del Noroeste.

Ahora mismo, el objeto principal de mi interés es el estudio de los antiguos lugares sagrados y sus pervivencias en nuestro patrimonio cultural y arqueológico. Este blog es la continuación del estudio etnoarqueoastronómico con marco geográfico en el valle alto de los ríos Duerna y Turienzo en la comarca leonesa de Maragatería cuyos resultados publiqué en el libro Teleno, Señor del Laberinto, del Rayo y de la Muerte. En este libro se sientan las bases sobre el origen y pervivencias de un calendario prehistórico basado en equinoccios, solsticios y fiestas de media estación, los fundamentos de la práctica astronómica antigua y el uso de los lugares de culto prehistóricos como calendario en el paisaje.

A la derecha puedes encontrar varias páginas con un índice temático que relaciona las distintas entradas publicadas clasificadas por temas, un índice geográfico que visualiza en un mapa los lugares estudiados, una página con enlaces a aplicaciones o utilidades de interés y una biblioteca con libros y artículos digitalizados sobre temas tales como Arqueología, Astronomía, Arqueoastronomía, Historia de las Religiones, Tradición Popular, Historia, etc.

Si deseas corregir, matizar, opinar o pedir más información sobre lo aquí apuntado, te animo a participar.

miércoles, 30 de mayo de 2012

La rogativa de la Virgen del Castro



No hace mucho, mi amigo Juan Carlos Campos se hacía eco en su blog de la reciente romería de la Virgen de Castrotierra que este año se ha realizado de manera singular por la sequía que hemos o estamos padeciendo. En su post enlaza dos artículos, uno de Laureano Rubio Pérez: La Virgen de Castrotierra: su historia, santuario y romería y de Francios Javier Rodríguez Pérez: Diferencias históricas y conflictos en torno a la Virgen de Castrotierra diciendo «Si leéis estos pdf., ya sabéis todo lo que hay que saber sobre esta romería que se celebra para implorar el fin de la sequía» ¿Todo?

A mi, sin embargo, sí me gustaría averiguar más. Por ejemplo, si hay algún indicio de tradición religiosa precristiana que haya servido de base para esta arraigada romería, si el actual santuario de Castrotierra pudo haber sustituido un lugar de culto pagano.



Según Alonso Garrote, el origen de esta tradición se remonta al siglo V. Se produce entonces una gran sequía y los campesinos del entorno de Astorga ruegan a Santo Toribio. Este les conmina a que busquen una imagen de la Virgen cerca de Astorga, que luego la traigan a la ciudad en procesión y le ofrezcan un novenario, recomendándoles que repitan la procesión ante cualquier calamidad(1). Así, la Virgen sale desde Castrotierra a Astorga cada 7 años o en años de sequía singular. La noticia más antigua de esta peregrinación es del año 1557(2).

Esta procesión de rogativa suele hacerse un viernes del mes de mayo y cuando la sequía la requiera. Para ello debe solicitarlo alguno de los pueblos de la jurisdicción de Astorga y decidido por los Procuradores de la Tierra, una institución de origen medieval, por votación en asamblea general(3). Forman parte la jurisdicción de la tierra los cuartos: San Justo de la Vega, San Román, Sopeña, Brimeda, Valdeviejas, Murias de Rechivaldo, Castrillo de los Polvazares y Santa Catalina de Somoza y los alfoces: Nistal, Celada, Piedralba y Bustos. El día de la romería, los distintos pueblos participantes se dirigen al castro con sus respectivas insignias: pendón y cruz parroquial. Una vez terminada la misa se forma la comitiva en la explanada del castro y se dirige a Astorga. Unos días después se produce el regreso de la imagen a Castrotierra organizándose una gran romería en su santuario, emplazado en la Cuesta del Castro(4).








Indudablemente, el elemento más vistoso es la colorida procesión de los pendones de los pueblos, siendo su orden fijado y objeto de numerosos litigios(5). Durante el camino los mozos compiten realizando exhibiciones con los pesados pendones que portan. Es tradicional el reparto de “perdones” ‒pastas, avellanas u otros frutos secos‒ por parte del alcalde o presidente del pueblo y la ofrenda de ramos(6).

Anualmente se celebran otras rogativas en el santuario de Castrotierra como “la fiesta del Sermón” o “el día del Sermón” el día 25 de marzo coincidiencon con la festividad de la Anunciación; “las Pascuas” que se celebraban 11 días después de la Ascensión, actualmente el sábado siguiente de la Ascensión, en la que se agrupan en el santuario las imágenes de las Vírgenes de los pueblos de la comarca de Valduerna: Villalís, Villamontán, Miñambres, Ribas, Redelga, Valle, Palacios, Fresno y Castrotierra; el día de San Miguel (8 de mayo) a la que acuden pueblos de las comarcas de la Valduerna, la Vega del Tuerto y la Sequeda; y la «cascarada», celebrada el lunes anterior al jueves de la Ascensión y a la que ccudían pueblos de las comarcas de Maragatería y la Sequeda(7).

Queda patente un interés muy especial en celebrar la fiesta de mayo, y no debe extrañar pues es la época del año propicia para las rogativas de agua. En mi libro, Teleno, Señor del Laberinto, del Rayo y de la Muerte, hacía un estudio sobre la ceelbración europea del comienzo del verano que resumía así:

«La fiesta de media estación que da comienzo al verano recibe en la región atlántica varios nombres, siendo el más conocido el irlandés: Beltaine. En estrecha relación con esta celebración encontramos la evidencia de un antiguo culto en el solsticio de verano. En los países germánicos la fiesta de media estación se llama Día del Verano mientras que en el solsticio se celebran los Fuegos de Balder. Por otra parte, en el mundo grecorromano encontramos diversas celebraciones en torno al equinoccio de primavera, a la fiesta de media estación de verano y a su solsticio con la característica común de ser fiestas de preparación, de baños rituales que evidencian el carácter sagrado del agua en estas fechas, de fuegos, de hierogamia, de expulsión y sacrificio del invierno y de estimulación de la fertilidad tan necesaria en un periodo de crecimiento que culminará en la próxima cosecha. Los elementos rituales que se repiten son el vegetal, el fuego y el agua»(8).

El significado especial que tenía el agua en la fiesta de primero de mayo en la Europa atlántica también puede relacionarse con celebraciones de otras regiones como las romanas Robigalia, sobre el 25 de abril, en la que se realizaba una procesión y sacrificios para proteger los campos(9), Mercuralia, en el 15 de mayo, con rituales en los que participaba el agua de una fuente denominada Aqua Mercurii(10), y Ambarvalia, a finales de mayo, en la que se sacrificaba un toro, una cerda o una oveja y se realizaba también una procesión por los campos con fin propiciatorio(11). En nuestra tradición popular, el agua del primero de mayo adquiere especiales propiedades: realza la belleza, mantiene la salud o es ingrediente para fabricar hechizos(12) y su venida es demandada en la Rogativa Mayor de San Marcos o en las tres rogativas menores que antecedían al día de la Ascensión de Jesús, 40 días después de Pascua. Es ocasión para sumergir la Santa Cruz o algún santo en agua con el fin de invocarla por magia simpática(13) o para rogar a la Virgen para que llueva:

«Especiales abogadas de la fertilidad son las vírgenes que se veneran en los distintos pueblos, muchas de las cuales tienen advocaciones relacionadas con la naturaleza y celebran su fiesta en la semana de Pascua o las siguientes. Pero no sólo se acude a la patrona con ocasión de la fiesta, sino que, siempre que la sequía persiste y amenaza la supervivencia de la comunidad, se organizan rogativas a su ermita, se la saca en procesión entre cantos que piden emocionadamente su intervención: “Agua, Virgen pura, / agua, Virgen madre, / Virgen de la Vega, / agua saludable. / Los campos se secan, / los niños piden pan, / Virgen de la Vega, / ¡agua. agua, agua!»(14).

«Alonso Llamas cita este canto de procesión a la Virgen del Caño, que antiguamente se hacía desde Riego de la Vega a Astorga: “Daynos agua / daynos vino, /daynos habas”. En Noceda, según Felisa Rodríguez, se suplica: “Virgen de las Chanas / nuestra madre excelsa, /mándanos la lluvia / que el campo se seca”. A Nuestra Señora de las Aguas, de Gradefes, le canta una letrilla: “Virgen santa de las Aguas / que en la presa apareciste, / al pueblo que agua pidió / Tú siempre le socorriste”. Como en otros muchos lugares, en Ponferrada las rogativas, normalmente en abril o mayo, se celebraban con solemnes procesiones desde la Edad Moderna hasta el siglo XX, con gran aceptación del pueblo y con el impulso de las autoridades [...] La más famosa de las rogativas es la de la Virgen de Castrotierra, que sale normalmente en procesión cada siete años; pero que si hay sequía lo hace cuando los llamados “procuradores de la tierra”, laicos representantes de trece pueblos de la comarca, lo deciden por votación mayoritaria»(15).

También habría que añadir que, según el estudio que realizamos sobre el significado de la trinidad fundamental de las principales religiones indoeuropeas que se fundamentaba, como vimos, en la oposición y complementaridad del dios viejo del invierno y su sucesor, el dios joven del verano, la competencia de conseguir el retorno del agua a la tierra corresponde al último. Esto se reconocía con bastante claridad en el mito fundamental védico del combate entre Indra y la serpiente Vritra con paralelos iconográficos evidentes en la religión gala.

Atendiendo a lo visto, si el lugar donde actualmente se encuentra el santuario de la Virgen del Castro fue un lugar de culto precristiano sería esperable que este guardara una relación especial con la celebración de la fiesta de media estación que da comienzo al verano, la que se produce en el punto medio entre el solsticio de verano y el equinoccio aparente de primavera. Las referencias en el paisaje más relevantes desde aquí son el Teleno, el Becerril y un cerro bastante destacado denominado Castejón sobre el que se ve poner el sol en las fiestas de media estación de primeros de mayo y primeros de agosto lo cual podría explicar el caracter sagrado y prehistórico de la Cuesta del Castro.
Vista desde Castrotierra al Teleno
Vista desde Castrotierra al Becerril (al fondo) y al Cerro Castejón (en primer plano a la derecha)

-------------------------------------------------------
(1) ALONSO GARROTE, Santiago. El libro de la Virgen del Castro. Astorga: Gráficas Sierra, 3ª Edición, 1938, p.7, citado en RODRÍGUEZ PÉREZ, F. J., Diferencias históricas y conflictos en torno a la Virgen de Castrotierra, Argutorio: revista de la Asociación Cultural "Monte Irago", Nº. 24, 2010, p. 63

(2) RUBIO PÉREZ, L., La Virgen de Castrotierra: su historia, santuario y romería, Tierras de León: Revista de la Diputación Provincial, nº 42, 1981, p. 81

(3) RÚA ALLER, F. J., Manifestaciones de religiosidad popular en la Valduerna, Argutorio: revista de la Asociación Cultural "Monte Irago", Nº. 24, 2010, p. 59

(4) RUBIO PÉREZ, L., La Virgen de Castrotierra: su historia, santuario y romería, Tierras de León: Revista de la Diputación Provincial, nº 42, 1981, pp. 81-85

(5) RODRÍGUEZ PÉREZ, F. J., Diferencias históricas y conflictos en torno a la Virgen de Castrotierra, Argutorio: revista de la Asociación Cultural "Monte Irago", Nº. 24, 2010, p. 65

(6) RODRÍGUEZ PÉREZ, F. J., Diferencias históricas y conflictos en torno a la Virgen de Castrotierra, Argutorio: revista de la Asociación Cultural "Monte Irago", Nº. 24, 2010, pp. 66-67

(7) RODRÍGUEZ PÉREZ, F. J., Diferencias históricas y conflictos en torno a la Virgen de Castrotierra, Argutorio: revista de la Asociación Cultural "Monte Irago", Nº. 24, 2010, pp. 67-68; RÚA ALLER, F. J., Manifestaciones de religiosidad popular en la Valduerna, Argutorio: revista de la Asociación Cultural "Monte Irago", Nº. 24, 2010, p. 59

(8) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M.A., Teleno, Señor del Laberinto, del Rayo y la Muerte. Un enfoque etnoarqueoastronómico para el estudio de los santuarios antiguos del corazón de la Asturia, Editorial Lobo Sapiens, 2011, p. 127

(9) FOWLER, W.W., The Roman Festivals of the Period of the Republic, Gorgias Press, 2001, pp. 88-91

(10) GIARDINA, A., The Romans, University of Chicago Press, 1993, p. 267; FOWLER, W.W., The Roman Festivals of the period of the Republic, MacMillan, 1899, pp. 111-121

(11) LAING, G.L., Survivals of Roman religion, Routledge, 2005, pp. 48-49; FOWLER, W.W., The Roman Festivals of the Period of the Republic, Gorgias Press, 2001, pp. 124-128

(12) CARO BAROJA, J. La estación de amor, Taurus, Madrid, 1986, 1ª ed. 1979, pp. 79-80

(13) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M.A., Teleno, Señor del Laberinto, del Rayo y la Muerte. Un enfoque etnoarqueoastronómico para el estudio de los santuarios antiguos del corazón de la Asturia, Editorial Lobo Sapiens, 2011, pp. 134-135

(14) MARTIN CRIADO, A., Antiguas creencias populares, Revista Folklore nº 217, 1999, pp. 3-11

(15) BALBOA DE PAZ, J.A., Mitos y supersticiones, Biblioteca leonesa de tradiciones, Diario de León, Edilesa, 2009, pp. 43-44

3 comentarios:

  1. Muy interesante artículo, tengo que decir que los pendones no tienen un orden fijo, y que la procesión sólo sale cuándo la votan no cada 7 años.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la corrección. El dato procede del artículo de Laureano.

    ResponderEliminar
  3. Los pendones si tienen orden fijo, los primeros y los últimos por lo menos SI lo tienen. Lo que si es cierto es que la rogativa solamente sale cuando es votada por los procuradores y NO cada 7 años como dicen.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...