Presentación

¡Bienvenido!

En este blog iré presentando distintos temas, tanto históricos como más actuales, relacionados con este olvidado rincón del Noroeste.

Ahora mismo, el objeto principal de mi interés es el estudio de los antiguos lugares sagrados y sus pervivencias en nuestro patrimonio cultural y arqueológico. Este blog es la continuación del estudio etnoarqueoastronómico con marco geográfico en el valle alto de los ríos Duerna y Turienzo en la comarca leonesa de Maragatería cuyos resultados publiqué en el libro Teleno, Señor del Laberinto, del Rayo y de la Muerte. En este libro se sientan las bases sobre el origen y pervivencias de un calendario prehistórico basado en equinoccios, solsticios y fiestas de media estación, los fundamentos de la práctica astronómica antigua y el uso de los lugares de culto prehistóricos como calendario en el paisaje.

A la derecha puedes encontrar varias páginas con un índice temático que relaciona las distintas entradas publicadas clasificadas por temas, un índice geográfico que visualiza en un mapa los lugares estudiados, una página con enlaces a aplicaciones o utilidades de interés y una biblioteca con libros y artículos digitalizados sobre temas tales como Arqueología, Astronomía, Arqueoastronomía, Historia de las Religiones, Tradición Popular, Historia, etc.

Si deseas corregir, matizar, opinar o pedir más información sobre lo aquí apuntado, te animo a participar.

miércoles, 7 de noviembre de 2012

A Lanzada, la luna, el sol y el baño de las nueve olas


Levei a miña muller
á Lanzada, ás nove olas;
leveina a desenfeitizar
a votar os demos fora



La ermita de A Lanzada se localiza en la parroquia de Noalla, comarca Do Salnés, Pontevedra, en un promontorio flanqueado por las playas de Nuestra Señora y de la Lanzada. Fue construida en el s. XII cuando Diego Gelmírez, arzobispo de Santiago de Compostela, mandó reedificar una fortaleza destruida por los normandos, y donde previamente se había instalado un faro que se supone fenicio, y que después fue usado por los romanos. Próximo a este castillo también se ha reconocido una necrópolis bajorromana en la que se han hallado conchas de "pecten veneris" asociadas a cultos de fertilidad.



A comienzos del siglo pasado, la romería de la Virgen de La Lanzada duraba una semana aunque actualmente se ha reducido a dos días que se celebran el último fin de semana de agosto aunque se mantiene la costumbre de la cena campestre entre ambas fechas y dormir al aire libre. A medianoche se celebra el conocido "Baño de las Nueve (o siete) Olas", realizado por mujeres en la playa próxima al santuario, que han de recibir el baño de nueve olas para ganar fertilidad y/o alejar el mal o meigallo. Sin embargo, había otro baños multitudinarios que se celebraba el día de la Ascensión y en San Juan, y en los que participaban hombres y mujeres, niños, jóvenes y viejos. Parece que la zona preferida para realizar el baño es la zona rocosa situada en las inmediaciones de la ermita. Al día siguiente del "Baño de las Nueve Olas" se celebra una misa, procesión, ofrendas a la Virgen, baile de cintas y se forma una cola enorme en la entrada de la ermita con el fin de realizar el ritual de barrer el pavimento del altar del templo con una escoba con el fin de alejar el mal(1). También se realizan ofrendas florales en un hueco formado por las rocas del rompiente de la ermita,la conocida como “Cama de la Virgen”(2).






En Galicia, además de en La Lanzada, se han descrito baños de nueve olas en la Playa de la Concheira en Valle Miñor, de Placeres en la ría de Marín, en San Andrés de Teixido(3), en la de San Francisco junto a Louro (Muros)(4). También en otros lugares como la playa de San Juan de la Canal, en Cantabria(5).


Manuel Alberro, en su artículo El paradigma céltico de las nueve olas(6), repasa diferentes referencias mitológicas y tradicionales al número nueve entre los que quiero destacar el primer juramento de Amergin según el cual los milesios no atacarían a los Tuatha De Dannan por sorpresa sino que mantendrían una distancia de nueve olas de la costa y que luego regresarían para atacar(7), una leyenda livonia según la cual en la Noche de San Lorenzo ”el mar tenía nueve olas”, lo que hacía que en esa fecha no se pudieran echar las redes para pescar ya que se enredarían en el fondo y nunca más podrían ser recuperadas(8) o al dios escandinavo Heimdall e hijo de las Nueve Olas, hijas de Aegir(9). Añade:

Mujer en las olas. Gustave Courbert. 1868
«En las antiguas regiones célticas la gente creía que las olas del mar rompían sobre la costa o la playa en series de nueve, siendo la novena más grande y potente que las otras, poseedora de propiedades curativas y beneficiosas en general, y proveedora de buena fortuna. Los beneficiosos efectos de la novena ola son descritos en un antiguo cuento oral irlandés, ´The Tale of the Ordeals” y en Gales la novena ola es un sinónimo de felicidad y bienestar»(10).

A estas referencias podríamos añadir las muchas tradiciones a 7 o 9 hermanas o doncellas que salpican la tradición popular europea y que analizamos en el artículo Las Siete Hermanas.

Por último, hay una leyenda en La Lanzada que afirma que existe un túnel submarino que une la isla de Ons con el promontorio de la ermita(11).

Con frecuencia se apunta el origen precristiano de los cultos que ahí se celebran. Aquí vamos a realizar nuestro habitual análisis del potencial astronómico del lugar para ver hasta qué punto sus resultados apoyan esta posibilidad.







El paisaje circundante a la ermita de La Lanzada incluye las islas de Onza, Ons y Sálvora, junto con cerros y montes entre los que anotamos Cons da Garda, Forcados, Cons da Siradella, Loureiro, Con de Loureiro, Ringuileira, Xabre y Xesteiras, manifestándose dos declinaciones bien interesantes: -30,51º con el Alto de la Cerrada, el punto más destacado de la cercana Isla de Ons, y 16,71 con la Isla de Sálvora. El error en acimut considerando referente en el paisaje el Alto de la Cerrada en la puesta de la Luna en el lunasticio mayor Sur es de 1,5º, pero si trasladamos el lugar de observación a un punto de la playa de La Lanzada próximo a la ermita, el error se reduce a un valor inferior a nuestro umbral tolerable.

De acuerdo a este lunasticio cuyo significado ya vimos, y si tenemos en cuenta que la Luna representa el principio femenino, acuático y representante del mundo de los muertos(12), y que es a los espíritus de los antepasados a quienes se encomienda la fertilidad de los campos a quienes se intenta agradar mediante ofrendas y sacrificios(13), no parece extraño conectar un culto de fertilidad con un alineamiento astronómico lunar. Por otra parte, la realización de estos rituales acuáticos en los días de la Ascensión y de la última semana de agosto parece remitir a antiguas celebraciones en Beltaine y Lugnasad, en evidente congruencia con el alineamiento astronómico solar en las fiestas de media estación que dan comienzo y fin al verano. Podéis ver los cálculos en este enlace.

Un último dato: el alineamiento en el lunasticio mayor Sur con la isla Ons parece estar reflejado en la leyenda de una conexión subterránea entre el promontorio de La Lanzada y la isla a la que nos referimos anteriormente. Es frecuente encontrar tradiciones populares de túneles inverosímiles que conectan unos lugares con otros que en realidad podría simbolizar una relación espacial sagrada entre ambos.




AÑADIDO 18/10/2014

Anteriormente hicimos referencia a que en la playa de San Francisco, junto a Louro, Muros, existía también la tradición de las nueve olas en la mañana de San Juan(4). En agosto del 2013 tuve ocasión de estudiar el lugar. Desde la playa, aproximadamente en la posición 42º45'21''N, 9º04'26''O, se puede asistir a la salida del sol del solsticio de verano sobre un punto muy conspicuo del paisaje denominado A Roxa (42º45'45''N, 9º03'48''O).

Playa de San Francisco con Louro al fondo
A Roxa

---------------------------------------------------------------
(1) CEBRIÁN FRANCO, J. J., Guía para visitar los santuarios marianos de Galicia, Ediciones Encuentro, 1989, pp. 123-126; FRAGUAS, A., Romerías y santuarios de Galicia, Editorial Galaxia, 2004 (1ª ed. 1989), pp. 218-224; El día de la Virgen fértil, El Faro de Vigo, 27/8/2012; UGA, N., A Lanzada, una fértil peregrinación, El Faro de Vigo, 28/8/2006


(3) ALONSO, E., Bajo Miño y costa sur, La Guardia, Imprenta J.A. Vicente, 1980, p. 300; BECOÑA IGLESIAS, E., La actual medicina popular gallega, La Coruña, 1982, p. 252; BOUZA-BREY TRILLO, F., La mitología del agua en el noroeste hispánico, Artes Gráficas de Galicia, 1973, p. 34, citados en ALBERRO, M., El paradigma céltico de las nueve olas, Anuario brigantino, Nº 28, 2005, p. 53

(4) «Triplemente benéfica era la playa de San Francisco, junto a Louro (Muros), dato que añado, en taquigrafía, por ser menos conocido "Aquí [playa de San Francisco]existiéu a costumbre das nove olas pras mulleres que non tiñan meniños. Existiéu; oí falar desto. E viñan de Muros aquí. E as que querían ter novio viñan a tomar aquí nove golpes do mar seguidos, en a mañán de San Juan, outro día non valía. E si alguien tiña unho desos males [veneréos] iban alí"» LISÓN TOLOSANA, C., Variaciones en agua ritual, en VV. AA. Fiestas y liturgia: Actas del Coloquio celebrado en la Casa de Velázquez, Universidad Complutense de Madrid, 1988, p. 200

(5) «Más generalizada, si cabe, se encuentra la idea de tomar las nueve olas marinas contadas a partir de las doce de la noche. Recordemos al respecto, los ancianos que antaño, acompañados de enfermos e inválidos, bajaban a la playuca de San Juan de la Canal a tomar las olas como remedio profiláctico de sus achaques, arropados con ásperos sacos sobre el cuerpo desnudo» MONTESINOS GONZÁLEZ, A., Fiestas populares de Cantabria, Volumen 1, 1984, p. 11

(6) ALBERRO, M., El paradigma céltico de las nueve olas, Anuario brigantino, Nº 28, 2005, pp. 47-64

(7) ROLLESTON, T. W., Myths and Legens of the Celtic Race, p. 135

(8) ALBERRO, M., El paradigma céltico de las nueve olas, Anuario brigantino, Nº 28, 2005, p. 54

(9) DUMEZIL, G., Gods of the Ancient Northmen, University of California Press, 1973 (1ª ed. francesa 1959), pp. 135-140, ANDREAS MUNCH, P., Norse Mythology. Legends of Gods and Heroes, The American-Scandinavian Foundation, 1926, p. 17, JORDAN, M., Dictionary of gods and goddesses, Facts On File, 2004, p. 118

(10) REES, A., REES, B., Celtic Heritage, London, Thames and Hudson, 1990, p. 194 citado en ALBERRO, M., El paradigma céltico de las nueve olas, Anuario brigantino, Nº 28, 2005, p. 52

(12) ELIADE, M., Tratado de Historia de las Religiones. Morfología y dialéctica de lo sagrado, Ediciones Cristiandad, 2009 (1ª ed. 1949), pp. 256-295

2 comentarios:

  1. Ya viste als dançadores ? Ténes fitas, un poucu a la moda dals Dançadores de Samartinu (Miranda). Solu dançan cu'las castañuôlas ? Y lus palus ?

    ResponderEliminar
  2. No. Nun los vi. El vídeo nun ye mío.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...