Presentación

¡Bienvenido!

En este blog iré presentando distintos temas, tanto históricos como más actuales, relacionados con este olvidado rincón del Noroeste.

Ahora mismo, el objeto principal de mi interés es el estudio de los antiguos lugares sagrados y sus pervivencias en nuestro patrimonio cultural y arqueológico. Este blog es la continuación del estudio etnoarqueoastronómico con marco geográfico en el valle alto de los ríos Duerna y Turienzo en la comarca leonesa de Maragatería cuyos resultados publiqué en el libro Teleno, Señor del Laberinto, del Rayo y de la Muerte. En este libro se sientan las bases sobre el origen y pervivencias de un calendario prehistórico basado en equinoccios, solsticios y fiestas de media estación, los fundamentos de la práctica astronómica antigua y el uso de los lugares de culto prehistóricos como calendario en el paisaje.

A la derecha puedes encontrar varias páginas con un índice temático que relaciona las distintas entradas publicadas clasificadas por temas, un índice geográfico que visualiza en un mapa los lugares estudiados, una página con enlaces a aplicaciones o utilidades de interés y una biblioteca con libros y artículos digitalizados sobre temas tales como Arqueología, Astronomía, Arqueoastronomía, Historia de las Religiones, Tradición Popular, Historia, etc.

Si deseas corregir, matizar, opinar o pedir más información sobre lo aquí apuntado, te animo a participar.

domingo, 23 de octubre de 2016

El ídolo de Rodicol



En esta ocasión toca hablar del ídolo de Rodicol, hallado en las proximidades de la ermita de la Seita de Rodicol. Como buena aproximación al lugar del hallazgo puede valernos la siguiente descripción del blog Corazón de Omaña:

De la propia voz de Argimiro Suárez escuche el relato de como él y su tío Amador, hallaron una piedra que luego resulto ser ídolo de la Edad de Bronce,conocido como " El Ídolo de Rodicol ".
Si nos acercamos desde Rodicol, antes de la última curva que nos lleva a la ermita de La Seita, encontramos unas fincas en el llano. Fincas que fueron una y que el nuevo trazado de la carretera dejo mutiladas. Tierras escogidas de morada, tierras protectoras, tierras de encrucijada, fértiles y proveedoras, tierras de veneración. Lugar llamado del “Barrialón“, vocablo evocador quizás al barro de su suelo, que se ha venido usando para construir los hornos de leña o tal vez a “ barrio”, vocablo que nos refiere a la existencia de un poblado algo separado del resto(1).

ALMAGRO BASCH, M., El ídolo de Ciudad Rodrigo y el ídolo de Rodicol

Martín Almagro Basch también nos proporciona información adicional sobre las circunstancias de su descubrimiento:

Este curioso e interesante ídolo apareció hace unos veinticinco o treinta años, al labrar una finca propiedad de don Argimiro Suárez, denominada "El Barrialón", perteneciente al término de Los Barriales, del cercano pueblo de Rodicol, Ayuntamiento de Murías de Paredes, provincia de León. "El Barrialón" se encuentra al pie de un pequeño cerro llamado "El Cotorriello*", sobre el río conocido anteriormente por Vallechico y actualmente por río Omañón, afluente del Omaña por su izquierda, Hará unos seis o siete años fue colocado en la cerca que limitaba la finca, permaneciendo ignorado hasta que la señorita Conchita Farto, maestra del pueblo, lo recogió en los locales de la escuela hacia 1964. El 25 de junio de 1969, a iniciativa de su descubridora y con autorización del dueño de la finca, fue cedido a la Diputación Provincial de León para su estudio y custodia. Hoy se guarda en el Instituto de Estudios Leoneses que aquella Corporación [...] No parece que a su alrededor se hallara vestigio alguno arqueológico que pueda ilustrarnos esta piedra esculpida y grabada. Ciertamente se debe señalar que a unos 150 metros de El Barrialón se encuentra la ermita de Nuestra Señora de la Seita [...] El "ídolo de Rodicol" está esculpido sobre un bloque basáltico de 80 cm. de altura máxima por 64 cm. de anchura en su parte más amplia hacia la base(2).


Nuevamente será José Luis Puerto quien nos aporte algunas tradiciones populares sobre el lugar:

Lo que aquí todo el mundo dice, incluso mi abuela me contaba, era que habían encontrado en un arca a una Virgen, pequeñita, unos pastores. Y fueron a sacarla y no eran capaces. Entonces que si la habían tenido que sacar con un carro de bueyes, o algo así. Después, quisieron hacerle una ermita, era el teso aquel que se ve desde allí, el teso aquel pequeño que está, aquel monte se llama la Corona, y allí abajo, el teso, el Cotorriello, cotorriello, porque la Virgen hablaba. Entonces la Virgen habló que quería una ermita, en el teso aquel apareció la piedra también, o sea, el ídolo megalítico, porque apareció rodada abajo. Quisieron hacerle la ermita en aquel teso. Y aparecían las piedras en el fondo, abajo del todo, todas las mañanas. Por el día las subían y por la mañana aparecían abajo otra vez las piedras para hacer la ermita. Entonces la hicieron al lado del camino. Eso es una tradición(3).

Estaba un matrimonio arando con una pareja de bueyes en una tierra, cuando el arado tropezó en una gran mole de piedra. Entonces, al ver que la pareja de bueyes no podía con aquel muy gran mole, pues vinieron a por otra, para poder sacarla. Pero, ni aun así y todo, tirando mucho, no eran capaces. Recurrieron a la ayuda de más gente y sacaron una piedra, en la cual está grabado el ídolo dela Seita. Y ese ídolo está pues hallado de donde está construida hoy día la ermita. Y ahí fue donde se apareció la Virgen. Y delante la ermita hay una especie de arbolillo, que, cada vez que le cavan, ese arbolillo nunca se seca, volvió a salir, que es un..., hoy día se llama un espino. Y es ahí, pues, vamos, donde se reconoce que se apareció, eso decían que era pues a esa gente, que se había aparecido, debajo de ese gran mole de piedra pues había un gran resplandor y decían que si era la Virgen(4).

Yo he oído que habían querido hacerle la ermita arriba en el alto –o sea, la ermita ahora está al pie de la carretera, ¿no?–, vamos, yo siempre se lo oí a mi madre y a mis padres, o sea, que eso, que la habían querido hacer arriba en el alto. Y le hicieron, o sea, el cimiento y todo allí, que ahí que bien se nota el hoyo. Y ellos hacer allí el funda..., vamos, la fundación de la eso, y la Virgen aparecerse abajo al pie de la carretera. Y tuvieron que hacerla abajo donde la Virgen se apareció. Y siempre decían eso, que era porque quería estar al pie el camino, siempre, que to el mundo pasara, pues le rezaría, le echaría limosna, o eso. Y, si estaba en el alto, allí costaría más trabajo subir. Vamos, decían eso, sí(5).

Desde el Cotorriello
Finalmente, Martín Almagro nos ofrece su interpretación del ídolo:

La interpretación de todos estos signos simbólicos es evidente, a nuestro modo de ver, antropomórfica. Los hoyos circulares representan "los ojos", símbolo de la gran diosa madre de la fecundidad, que todo lo puede, todo lo hace y, por ello, todo lo ve, y en todo se hace presente. Es la diosa llamada en algunas ocasiones "Diosa de los Ojos". El signo elíptico partido o signo "phi" es muy corriente entre los signos antropomórficos de nuestro arte rupestre de la Edad del Bronce antiguo y aun de época posterior. La supuesta representación de una figura antropomórfica que vernos a la derecha cuando miramos al ídolo nos ofrecería un tocado sacerdotal que cubriría su cabeza y que se indicaría con los signos grabados a la derecha del signo elíptico partido que indicaría la cara de esta figura. El cuadrado enrejado sería su cuerpo cubierto con túnica u otros ropajes sacros. Nosotros creemos ofrece cierto paralelismo y similitud con el ídolo de Peña Tu, y el que vemos grabado en la estela de Granja de Toniñuelo y en otras estelas de ella derivada y con las cuales debe también relacionarse el "ídolo de Ciudad Rodrigo" y los otros ídolos que nos ofrecen las culturas de la Edad del Bronce de la Península(6).

Vista al Noroeste desde el Cotorriello
El Mesiliego
En lo que respecta a nuestro habitual estudio del potencial astronómico de su emplazamiento podemos señalar que los principales puntos conspicuos en el paisaje se extienden hacia el Noroeste, hacia el Alto de la Curuscada, al que hay que añadir el Pico de los Concichones desde Teso de Corrotiello. Hacia el Sureste domina el paisaje el Mesiliego, el cerro localizado al Sureste de la ermita de la Seita y que creo que podría ser la aludida Corona. Ninguno de estos referentes del horizonte ofrece algún alineamiento solar o lunar útil. La declinación para el Alto de la Curuscada es de 39º y el del Pico de los Concichones de 42º, siendo este último especialmente interesante ya que sería congruente con un alineamiento a la puesta de la estrella Arturo sobre el 1830 a.C., coherente con la datación del ídolo en el Bronce Antiguo. No es la primera vez que nos encontramos con un alineamiento estelar con la segunda estrella más brillante del firmamento de nuestra latitud: así fue con la Peña Furada de Carrasconte(7), petroglifos del Monte do Facho(8), o los petroglifos de O Bosque, Penasdagua y Entoma en Valdeorras(9). Por último debemos mencionar una evidencia estadística del interés en Arturo en relación con las pinturas rupestres esquemáticas de Peña Piñera, en Sésamo, León(10). En esta ocasión la puesta acrónica de Arturo coincide con la fiesta de media estación de primeros de mayo.


Si no recordáis el significado de eeste gráfico, os remito al artículo El estudio de los fenómenos estelares en los santuarios prehistóricos.

-----------------------------------------------------------------------------------
(1) Corazón de Omaña, http://murias.jimdo.com/castros/

(2) ALMAGRO BASCH, M., El ídolo de Ciudad Rodrigo y el ídolo de Rodicol, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2008, Edición digital a partir de Trabajos de Prehistoria, 26, (1969), pp. 321-323

(3) Conchita Farto Fernández, Rodicol, PUERTO, J. L., Leyendas de tradición oral en la provincia de León, 2011, p. 549

(4) Francisco García Martínez, Rodicol, PUERTO, J. L., Leyendas de tradición oral en la provincia de León, 2011, p. 549

(5) Carmen Anélida Martínez García, Rodicol, PUERTO, J. L., Leyendas de tradición oral en la provincia de León, 2011, p. 550

(6) ALMAGRO BASCH, M., El ídolo de Ciudad Rodrigo y el ídolo de Rodicol, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2008, Edición digital a partir de Trabajos de Prehistoria, 26, (1969), pp. 321-323

(7) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M. A., La Peña Furada de Carrasconte y Peña Ubiña, Asturiensis Prouincia Indigena, 2011, http://asturiense.blogspot.com.es/2011/10/la-pena-furada-de-carrasconte-y-pena.html

(8) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M. A., O Monte do Facho y el santuario de Berobreo, Asturiensis Prouincia Indigena, 2014, http://asturiense.blogspot.com.es/2014/12/o-monte-do-facho-y-su-santuario-de.html

(9) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M. A., Arte rupestre gigurro: O Bosque, Penasdagua y Entoma, Asturiensis Prouincia Indigena, 2015, http://asturiense.blogspot.com.es/2015/01/arte-rupestre-gigurro-arcos-valdegodos.html

(10) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M. A., CADIERNO GUERRA, F., Estudios arqueoastronómicos sobre la pintura rupestre esquemática ¿posible indicador de épocas de frecuentación?, XIX Congreso Internacional de la International Federation of Rock Art Organizations (IFRAO), Cáceres, 2015, pp. 615-637

1 comentario:

  1. Un excelente informe geográfico, estelar y humano, gracias Miguel angel

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...