Presentación

¡Bienvenido!

En este blog iré presentando distintos temas, tanto históricos como más actuales, relacionados con este olvidado rincón del Noroeste.

Ahora mismo, el objeto principal de mi interés es el estudio de los antiguos lugares sagrados y sus pervivencias en nuestro patrimonio cultural y arqueológico. Este blog es la continuación del estudio etnoarqueoastronómico con marco geográfico en el valle alto de los ríos Duerna y Turienzo en la comarca leonesa de Maragatería cuyos resultados publiqué en el libro Teleno, Señor del Laberinto, del Rayo y de la Muerte. En este libro se sientan las bases sobre el origen y pervivencias de un calendario prehistórico basado en equinoccios, solsticios y fiestas de media estación, los fundamentos de la práctica astronómica antigua y el uso de los lugares de culto prehistóricos como calendario en el paisaje.

A la derecha puedes encontrar varias páginas con un índice temático que relaciona las distintas entradas publicadas clasificadas por temas, un índice geográfico que visualiza en un mapa los lugares estudiados, una página con enlaces a aplicaciones o utilidades de interés y una biblioteca con libros y artículos digitalizados sobre temas tales como Arqueología, Astronomía, Arqueoastronomía, Historia de las Religiones, Tradición Popular, Historia, etc.

Si deseas corregir, matizar, opinar o pedir más información sobre lo aquí apuntado, te animo a participar.

miércoles, 14 de junio de 2017

Los túmulos de Omaña



El agustino César Morán, nacido en la aldea omañesa de Rosales en 1882, fue el máximo exponente de la arqueología de la región leonesa de primeros del s. XX. Se le ha reprochado carencias de método y de formación específica, pero también es cierto que era un problema muy habitual en su época. Fue un autodidacta pero se codeó con Obermaier, el Marqués de Cerralbo, el Conde de la Vega del Sella, Cabré, Hernández Pacheco y Gómez Moreno y fue nombrado académico de la Real Academia de la Historia(1). Aquí voy a seguir su Excursiones Arqueológicas por Tierra de León en cuanto a dos túmulos de la comarca de Omaña, en León, en Bonella y Villaceid.

Al oriente de Bonella, pueblecito próximo a Riello, hay un prado solitario, y en medio de él, un teriñuelo partido en dos por una presa de riego. Presenta las características de un dolmen intacto, sin dejar asomar las grandes piedras. Contiene, según la voz popular, dos arcas, la una llena de oro, la otra llena de veneno. La primera deseando enriquecer al afortunado que la encuentre, y a sus adláteres: la segunda, capaz de infeccionar y dar muerte violenta, no solo a los descubridores inmediatos, sino a toda la comarca. Se halla intacto por temor a descubrir el arca de veneno antes que la de oro.

En Soto y Amío, al sitio que dicen la Portilla, que se hace a la parte oriental del castro de Villaceid, hay un montón como túmulo alargado de norte a sur. Presenta un hoyo en el centro como si hubiera sido profanado en tiempos antiguos. Dice la gente de aquí haber oído a sus antepasados que lo cavaron unos zaforiles(2).

Corroceo


Preguntando en Bonella por el túmulo hablé con Antonio del Pozo que me indicó su localización y topónimo: Corroceo. Me explicó que él lo consideraba un montón de escoria por una ferrería o algo así que hubo allí y me transmitió una curiosa imagen de César Morán. Cuando era un niño conoció a Morán y lo recordaba utilizando un péndulo sobre el túmulo. Habrá quien lo repruebe pero a mi me parece indicativo de una mente inquisitiva y curioso que explora diferentes vías para comprender su objeto de estudio. No puedo menos que sentirme identificado.

En Corroceo no reconocí referente en el horizonte alguna, pues se localiza en un valle angosto, no ninguna estructura que señalara alguna dirección susceptible de interpretación. Sin embargo, Villaceid demostró ser mucho más interesante.

Castro de Villaceid
La Cerca
Túmulo de Villaceid


Cerca del pueblo hay un importante castro donde aparecieron, según Morán, dos hachas neolíticas de sílex, dos hachas pequeñas de cobre, uniones de planchas de bronce de escudos claveteadas, un falo, alguna cuenta de collar y ocho fíbulas, una azuela de hierro de corte semilunar de 8 cm. y monedas de plata. Más cerca del túmulo...

En el mismo término de Villaceid, entre el kilómetro 41 y 42 de la carretera de León a Caboalles, a mano izquierda, hay otro castro denominado la Cerca. Aunque dedicado al cultivo, se nota muy bien el desnivel que por todas partes lo rodea y defiende. No aparecen fragmentos de cerámica, tan corrientes en los castros de Salamanca y otras regiones. El único hallazgo de esta Cerca es un cuchillo de sílex que encontramos en la superficie. Es curvo, de color rojizo, con bulbo de percusión, roto por la otra extremidad con cortes laterales, más grueso en el centro, plano por abajo y con tres facetas por arriba, que acusan otras tantas piezas que habían salido antes del mismo núcleo. Mide 87 mm. Y es exactamente igual a los que aparecen en los dólmenes. Este sílex parece una pervivencia arcaica; pero hay que tener en cuenta que, en terrenos montañosos y apartados, las influencias industriales perduran mucho tiempo hasta pasarse de moda(3).

Viñales y Cueto Rosales
Desconozco si el túmulo oculta u ocultaba una estructura de piedra cuya orientación podamos considerar así que tenemos que conformarnos con los alineamientos definidos respecto a puntos destacados del paisaje que en este caso se limitan a dos: Viñales con una declinación de -11.9º, y Cueto Rosales con -2,2º. No encontramos alineamientos solares o lunares de interés así que consideraremos los estelares. Ambas declinaciones son compatibles, con menos de 1º de error de acimut, con las puestas el Cinturón de Orión de de Betelgeuse sobre el 2000 a.C. Nos reencontramos así con el complejo mítico y estelar de la constelación del ciervo(4) esta vez en relación con un túmulo de la comarca leonesa de Omaña.

Betelgeuse 2000 a.C
Cinturón de Orión 2000 a.C.

-------------------------------------------------------------------------------------------------
(1) GONZALBES CRAVIOTO, E., El padre César Morán Bardón. la arqueología y la etnografía, de Salamanca a Marruecos, Salamanca. revista de Estudios, 57, 2009, pp. 51-63

(2) MORÁN BARDÓN, C., Excursiones arqueológicas por tierra de León, Archivos Leoneses: revista de estudios y documentación de los Reinos Hispano-Occidentales, Nº. 6, 1949, p. 38

(3) MORÁN BARDÓN, C., Excursiones arqueológicas por tierra de León, Archivos Leoneses: revista de estudios y documentación de los Reinos Hispano-Occidentales, Nº. 6, 1949, pp. 20-23

(4) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M. A., Introducción a la representación de constelaciones en el arte rupestre galaico: Cova da Bruxa, Asturiensis Prouincia Indigena, 2017, https://asturiense.blogspot.com.es/2017/04/introduccion-la-representacion-de.html; GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M. A., Outeiro do Cribo y la constelación del Ciervo, Asturiensis Prouincia Indigena, 2017, https://asturiense.blogspot.com.es/2017/05/outeiro-do-cribo-y-la-constelacion-del.html

lunes, 5 de junio de 2017

La serpiente de Vivero de Omaña






El año pasado encontré en Facebook una fotografía de una serpiente grabada en piedra en algún lugar de Omaña. Me puse en contacto con el autor de la foto, Paco Álvarez, que no solo me indicó su ubicación sino que incluso me acompañó a visitarla en una estupenda excursión. Con el tiempo he ido conociendo a Paco que ha demostrado ser una persona de gran calidad, con un gran conocimiento del patrimonio arqueológico, cultural y natural de Omaña.

Braña de Vivero

Peña del Bierzo la Mora



Salimos de Vivero y pasamos por su braña hasta el pie de Peña Vendimia pasando por una enorme peña con un nombre enigmático: Peña del Bierzo la Mora con un pequeño corral de piedra adosado y horadada por pequeñas cuevas.





 Se encuentra en una de las paredes de una gran mole rocosa, a la altura del suelo y tiene aproximadamente dos metros de altura. Consiste en una silueta serpentiforme con un borde vivo y profundo. Su naturaleza, antrópica o estrictamente natural es controvertida.

Pliegues serpentiformes naturales. Obsérvese la diferencia del marcado del borde respecto a las siguientes




La Naturaleza produce esos pliegues serpentiformes en otras rocas del entorno, con una apariencia muy similar. Sin embargo, los bordes de sus manifestaciones naturales son irregulares mientras que los de la serpiente son bien marcadas y profundas. He consultado esta cuestión con arqueólogos (Feliciano Cadierno y Manuel Santos Estévez) y otros expertos (Juan Carlos Campos), que se han mostrado interesados, inclinados a una naturaleza artificial pero prudentes, y con un geólogo (Javier Fernández Lozano) que defiende rotundamente que es natural. Mi opinión es que su origen es natural pero que ha sido remarcado y subrayado por el hombre. Soy terco.

Tiene una interesantísima tradición popular que me relató Paco según la cual, su cabeza, enterrada en el suelo, señala dos arcas: una con un tesoro y otra con veneno.




En la mole, cerca de la serpiente, encontramos una rampa por la que ascendimos a la parte superior donde está construido un corral con un aterrazamiento sostenido por una pared de piedra que sirve de paso. Desde aquí destacan dos picos en el horizonte (he identificado el segundo como Peña Grande) con los que se producen declinaciones de 16.2º y 28.7º, Beltaine/Lugnasad y lunasticio mayor al norte, respectivamente. Hacia el este destaca Cueto agudo, con una declinación de -4.9º.


No es la primera vez que encontramos la relación entre serpientes, legendarias o grabados, con los lunasticios al Norte. Así podemos relacionar el santuario termal de la Edrada destruido por la Junta de Castilla y León donde moraba una serpiente que devoraba los cadáveres del cementerio respecto al Alto del Infierno(1); la Cueva del Cuélebre de Corao que mató el cura de Abamia respecto al Cantu LLagos(2); la serpiente grabada del castro de Peñalba a la que los matrimonios ofrecían tazas de leche respecto al Coto de Conla y el Alto da Meda (3) y posiblemente la gran serpiente grabada del yacimiento de oro romano de Pino del Oro(4). En cuanto a las fiestas de media estación de primeros de mayo y agosto podemos enumerar la cueva de la sierpe Rupiana de Montes de Valdueza(5); o el lago de Lleitariegos y la terrible serpiente que allí causaba estragos nacida del cayado de un peregrino no auxiuliado, respecto al Pico Mocoso(6).

En definitiva, esta serpiente de Vivero cuya importancia popular y local está subrayada por su relación con la recurrente leyenda del tesoro y el castigo escondidos y confundidos parece ser, en mi opinión, una grabado humano, un petroglifo, el primero que conocemos de Omaña. Su origen podría estar en un fenómeno geológico natural, notable en la zona, por el cual se forma pliegues serpentiformes en la roca. Sin embargo, las características del borde sugieren su realización humana. Desde aquí se producen alineamientos en las fiestas de media estación del verano así como en un lunasticio al norte que también hemos constatado en otros grabados y lugares con tradiciones sobre serpientes.



Añadido 6/6/2017:

Me cuenta Sara Carracedo Crego: "Estuve muchas veces de niña y siempre nos contaban lo del arca con el tesoro y el arca con el veneno y que la piedra la bajo una mora en la cabeza y encima llevaba a su bebe en una especie de cuna hecha en la piedra y se veía perfectamente la hondonada en forma oval justo para servir de cuna a un bebe y por la cueva entrabamos un buen trozo y tirábamos piedras y se oían como iban dando golpes"

--------------------------------------------------------------------------------------------
(1) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M. A., Santuarios termales y dragones: Luyego, Santa Mariña de Augas Santas y La Edrada de Cacabelos, Asturiensis Prouincia Indigena, 2012, http://asturiense.blogspot.com.es/2012/12/santuarios-termales-y-dragones-luyego.html

(2) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M. A., La guarida del dragón: La Vid, Montes de Valdueza, Corao, Balboa y Cova da Serpe, Asturiensis Prouincia Indigena, 2012, http://asturiense.blogspot.com.es/2012/12/la-guarida-del-dragon-la-vid-montes-de.html

(3) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M. A., El dragón de piedra: Pedra da Boullosa, as Pedras da Serpe de Castro Penalba y Gondomil, Santo Hadrián de Malpica y San Llorienzu de Xixón, Asturiensis Prouincia Indigena, 2013, http://asturiense.blogspot.com.es/2013/01/el-dragon-de-piedra-pedra-da-boullosa.html

(4) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M. A., La gran sierpe de piedra y el yacimiento aurífero de Pino del Oro, Zamora, Asturiensis Prouincia Indigena, 2016, http://asturiense.blogspot.com.es/2016/03/la-gran-sierpe-de-piedra-y-el.html

(5) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M. A., La guarida del dragón: La Vid, Montes de Valdueza, Corao, Balboa y Cova da Serpe, Asturiensis Prouincia Indigena, 2012, http://asturiense.blogspot.com.es/2012/12/la-guarida-del-dragon-la-vid-montes-de.html

(6) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M. A., El lago del dragón: Lleitariegos y Montrondo, Asturiensis Prouincia Indigena, 2013, http://asturiense.blogspot.com.es/2013/10/el-lago-del-dragon-lleitariegos-y.html

lunes, 29 de mayo de 2017

La Piedra del Moro de Santovenia de la Valdoncina









En enero del año pasado, mi amigo Fran Allegre me habló de una curiosa piedra en la comarca de la Valdoncina, el el pueblo de Santovenia, muy cerca de la ciudad de León. Se llama la Piedra del Moro y marca límite con Quintana. Es intrigante que esta marca está muy cerca de un límite antinatural, característico de lugares de culto antiguo tal y como fue descrito por Parcero Oubiña, Criado Boado y Santos Estévez en su artículo La arqueología de los espacios sagrados y al que tantas veces nos hemos referido:

Ser punto central de división de unidades territoriales locales, sean estos parroquias, arciprestazgos o términos municipales; lo normal es que el mapa de estos límites adopte una característica morfológica radial con varias parroquias convergiendo sus extremos sobre el mismo punto. Esto estaría en sintonía con estudios desarrollados por otros autores sobre la cultura céltica que defienden la existencia de santuarios en lugares deshabitados y fronterizos [...]
Ser tierra de nadie o espacio sometido a reclamaciones territoriales por parte de las diferentes unidades locales que en él convergen. Estas disputas pueden ser canalizadas de diferentes modos, incluyendo fórmulas rituales y festivas.
En ocasiones estas disputas pueden culminar con la apropiación del espacio por alguna de las unidades locales involucradas. Ésto implicará una modificación del patrón radial igualitario de límites parroquiales; sin embargo se podrá todavía registrar formalmente la existencia del sitio porque en estos casos los límites se vuelven antinaturales, entendiendo por ello que desbordan e incorporan el accidente natural (divisoria, río,...) que utilizado originalmente para marcar los límites(1).

El aspecto de la piedra es peculiar, con manchas de óxido y pequeñas cazoletas. Aún más singular es su origen mítico: dicen que un moro la lanzó desde el Castro. que donde cayó quedó establecida una muria y que las huellas del moro quedaron grabadas en la piedra. También me contaron que cuando pasaban los mozos por la piedra y venían borrachos, se abría la piedra y los tragaba. Además, en el Castro había una cueva y oían cantar una gallina que ponía huevos de oro, pero no se podía entrar porque se apagaban las velas. Finalmente, en una fuente en el Utero, aparecieron dos campanas, y que éstas, hablando se repartieron entre dos pueblos: Quintana y Antimio.

En cuanto a festividades populares el día los Mártires se hacía un festín colectivo para los pobres. En la fiesta de la Ascensión se hacía mazapán y una carrera para ganarlo, y que se tocaban las campanas por Santa Brígida y San Juan.

El Castro

Es complicado defender un origen prehistórico de esta piedra, pero leyenda, apariencia y función son razón suficiente para considerarlo. Pregunté si otras de las murias del entorno tenían las mismas características, pero la respuesta fue negativa por lo que la singularidad del límite y la consiguiente importancia social que se deduce de ésta da a entender que otros elementos monumentales podrían haber sido destruidos a lo largo de los siglos. Solo queda la Piedra del Moro y ningún referente en el paisaje con el que podamos establecer una conexión espacial que permita el estudio de su potencial astronómico en relación con el calendario excepto el Castro, visible desde aquí, y su lugar de procedencia según la leyenda. No es un referente preciso en la línea del horizonte con acimutes desde los 320º a los 327º, y declinaciones desde 36.5º a 40º. Es una zona del espacio estelarmente muy concurrida a lo largo de los siglos pero a falta de una datación siquiera aproximada de la Piedra del Moro podemos proponer a la estrella Arturo entre el 1000 al 1500 a.C. cuyo ocaso acrónico anuncia el solsticio de invierno. Otros lugares en los que he considerado alineamientos con Arturo son la pintura esquemática del Bierzo(2), las hendiduras alineadas de Maragatería(3), la Peña Furada de Carrasconte(4), petroglifos del Monte do Facho(5), los petroglifos de O Bosque, Penasdagua y Entoma en Valdeorras(6), o Rodicol en Omaña(7).

Interesante es también la tradición de la gallina y los polluelos de oro que moraba en una cueva del castro. Está muy extendida en el norte de la Península Ibérica y frecuentemente asociada a cuevas, castros y apariciones el día de San Juan, es decir, en el solsticio de verano. Fernando Alonso Romero defiende su identificación con las Pléyades por la poderosa razón de que en el oeste, sur y centro de Europa, y en el pasado también norte y noreste de África, se identifica popularmente este cúmulo de estrellas con una gallina y sus polluelos. Sin embargo encuentro desconcertante la aparición de la gallina de oro en el solsticio de verano y su identificación con las Pléyades. Su único fenómeno estelar que ha acontecido en esta fecha en los últimos 10000 años es su orto acrónico sobre el 8000 a.C y en la actualidad. Su amplia extensión es indicativa de su gran antigüedad.


--------------------------------------------------------------------------------------------------
(1) PARCERO OUBIÑA, C., CRIADO BOADO, F., SANTOS ESTÉVEZ, M. La arqueología de los espacios sagrados, Arqueología Espacial, 19-20, Arqueología del Paisaje, Teruel, 1998, pp. 513-515

(2) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M. A., CADIERNO GUERRA, F., Estudios arqueoastronómicos sobre la pintura rupestre esquemática ¿posible indicador de épocas de frecuentación?, XIX Congreso Internacional de la International Federation of Rock Art Organizations (IFRAO), Cáceres, 2015, pp. 630-631

(3) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M. A., Las hendiduras alineadas de Maragatería o cuando blanco y en botella... a veces no es leche, Asturiensis Prouincia Indigena, 2017, https://asturiense.blogspot.com.es/2017/01/las-hendiduras-alineadas-de-maragateria.html

(4) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M. A., La Peña Furada de Carrasconte y Peña Ubiña, Asturiensis Prouincia Indigena, 2011, http://asturiense.blogspot.com.es/2011/10/la-pena-furada-de-carrasconte-y-pena.html

(5) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M. A., O Monte do Facho y el santuario de Berobreo, Asturiensis Prouincia Indigena, 2014, http://asturiense.blogspot.com.es/2014/12/o-monte-do-facho-y-su-santuario-de.html

(6) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M. A., Arte rupestre gigurro: O Bosque, Penasdagua y Entoma, Asturiensis Prouincia Indigena, 2015, http://asturiense.blogspot.com.es/2015/01/arte-rupestre-gigurro-arcos-valdegodos.html

(7) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M. A., El ídolo de Rodicol, Asturiensis Prouincia Indigena, 2016, https://asturiense.blogspot.com.es/2016/10/el-idolo-de-rodicol.html

lunes, 22 de mayo de 2017

El dolmen de Lácara


En el artículo Solaristas contra lunáticos: modelando patrones en astronomía megalítica(1) expuse el estudio estadístico realizado por Michael Hoskins sobre la orientación de las tumbas megalíticas de la Península Ibérica, su interpretación en clave solar con un máximo entre el solsticio de invierno y los equinoccios y dos interpretaciones alternativas en clave lunar: la luna llena de primavera según Marciano de Silva(2) o la última luna después del equinoccio de primavera(3). Michael Hoskin conocía esta interpretación alternativa y opinaba lo siguiente al respecto:

Es cierto que el histograma de las orientaciones es, en principio, similarmente desfavorable a la hipótesis de la salida de la luna, si la construcción de la tumba fue comenzada en fechas arbitrarias a lo largo del año. Pero mientras que la salida del sol es visible excepto en los días más nublados, e incluso entonces se sabe que ocurre cerca de la posición de salida del día anterior, la situación es muy distinta con la luna. Hay periodos considerables cada mes en los que la salida de la luna es invisible por el brillo del sol en el cielo, y así es invisible incluso cuando las condiciones atmosféricas son buenas(4).

En un par de ocasiones las he puesto a prueba; sobre el dolmen de Pedra da Arca de Malpica(5) y los dólmenes de Vidriales(6), además de los paradólmenes de La Albarda de Peñafaciel en Lucillo y San Salvador de Quintanilla de Somoza(7) o el de Cunas de Cabrera(8). En el caso de Pedra da Arca con un acimut de 110º parece razonable su orientación a la salida del sol en las fiestas de media estación de primeros de febrero y noviembre, en el caso de Vidriales, el Casetón de los Moros apunta a la salida en el solsticio de invierno. La de Peñezuelas, con un acimut de 109º y declinación -14,3º podría valer para señalar las fiestas de media estación invernales (la entrada del dolmen es suficientemente amplia para absorber un error de un par de grados) y el de San Adrián, nuevamente, al solsticio de invierno. Los paradólmenes de La Albarda y el de San Salvador de Quintanilla de Somoza señalan con precisión la salida del sol en las fiestas de media estación de primeros de febrero y noviembre y el paradolmen de Cunas el solsticio de invierno.











En esta ocasión trataremos sobre el impresionante dolmen de Lácara, en Badajoz. El acimut es de 110º, en evidente relación con el dolmen de Lácara que con una elevación de 0º supone una declinación de -15.7º y un error inferior a 1º para la salida del sol en las fiestas de media estación de primeros de febrero y noviembre. En todo caso da la impresión de que las declinaciones arrojadas por las orientaciones de los dólmenes son ligeramente menos negativas que las correspondientes a las fiestas de media estación de primeros de noviembre o febrero.

Al margen de la orientación de la construcción megalítica encontramos una roca, cobertera o tapa, llena de cazoletas. Aunque en la reconstrucción se ven en el exterior, bien podrían haber quedado hacia el interior. Además, otra de las piedras dintel contiene  líneas perpendiculares con hendiduras lo que suscita de nuevo en mi la duda sobre si este tipo de marcas podrían ser, no “marcas de cantero” sino otra forma de arte rupestre(9),


----------------------------------------------------------------------------------
(1) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M. A., Solaristas contra lunáticos: modelando patrones en astronomía megalítica, Asturiensis Prouincia Indigena, 2015, https://asturiense.blogspot.com.es/2015/07/solaristas-contra-lunaticos-modelando.html

(2) MARCIANO DA SILVA, C, The Spring Full Moon, Journal for History of Astronomy, v. 3, 4, pp. 475-478

(3) GONZÁLEZ GARCÍA, C., COSTA FERRER, L., BELMONTE, J. A., Solarist vs Lunatics: modelling patterns in megalithic astronomy, Lights and Shadows in Cultural Astronomy, 2007, pp. 23-30

(4) HOSKIN, M., Tombs, temples and their orientations,. A new perspective on Mediterranean prehistory; Ocarina Books, 2001, p. 221

(5) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M. A., La cobriña de Santo Hadrián de Malpica y la Pedra da Arca, Asturiensis Prouincia Indigena, 2013, https://asturiense.blogspot.com.es/2013/10/la-cobrina-de-santo-hadrian-de-malpica.html

(6) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M. A., Los dólmenes de Vidriales, Zamora, Asturiensis Prouincia Indigena, 2015, https://asturiense.blogspot.com.es/2015/03/los-dolmenes-de-vidriales-zamora.html

(7) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M.A., Teleno, Señor del Laberinto, del Rayo y la Muerte. Un enfoque etnoarqueoastronómico para el estudio de los santuarios antiguos del corazón de la Asturia, Editorial Lobo Sapiens, 2011, pp. 30, 221-224

(8) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M. A., Un paradolmen, un ídolo y petroglifos en Cunas de Cabreira, Asturiensis Prouincia Indigena, 2017, https://asturiense.blogspot.com.es/2017/04/un-paradolmen-un-idolo-y-petroglifos-en.html

(9) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M. A., Las hendiduras alineadas de Maragatería o cuando blanco y en botella... a veces no es leche, Asturiensis Prouincia Indigena, 2017, https://asturiense.blogspot.com.es/2017/01/las-hendiduras-alineadas-de-maragateria.html
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...